No es un adiós, es un hasta luego 😉